V UltraBike Aventura: superando límites

Gran descubrimiento el de la UltraBike, una marcha BTT de resistencia que se describe por si sola en su presentación: reto, sacrificio, esfuerzo, superación y emoción. Y así ha sido, un auténtico reto personal, que ha supuesto sacrificio y esfuerzo para superar las dificultades y seguir progresando, y por supuesto emoción y disfrute, por el paisaje y la naturaleza, por la bici, del ambiente de carrera y compañeros riders, y de la satisfacción propia por finalizar la marcha y seguir ampliando los límites y capacidad personal.

La crónica

Por pura casualidad, en la búsqueda continuada de marchas de larga distancia, encontré la V Ultrabike, organizada por Besttrail, ‘inscripciones abiertas’ en enero… ciertamente el entorno donde transcurre es muy atractivo, y los parámetros muy respetables, 120 kms y 3200+ la opción Aventura, y 220kms y 6200+ la opción Pro. Valoradas las opciones y la propia preparación, quedaba descartada la Pro, quizás en próximos años…, pero la Aventura era asequible y suponía dar un paso más para seguir progresando y superar los límites personales: la distancia es conocida, no es problema, pero el desnivel da respeto. Sin mucho dudarlo me inscribo dentro del primer plazo, más económico. A partir de aquí poco a poco vamos planificando la temporada para ir incrementando la carga de fondo y fuerza. Antes de llegar a la Ultrabike, hemos pasado por Trotamons, Catigat, Romànica, y preparado rutas propias de fondo y fuerza… la previsión era llegar en un buen momento de forma, y en parte así ha sido.

Sábado 7 de mayo, comienza el día a las 5h. de la madrugada. Tras una ducha para despertar y relajar mente y cuerpo, acabo de dejar listos todos los preparativos para la larga jornada que me espera, quizás siendo demasiado optimista antes de empezar. Como decisiones importantes, no llevar mochila, confiando en poder encajar todo el equipo obligatorio entre maillot y un bidón porta-herramientas, y también no llevar cargador auxiliar del gps… confiando en finalizar antes de que se agotara la batería del dispositivo o la mía propia (posteriormente comprobaré que fui demasiado optimista), y tampoco llevar luces, veía prácticamente imposible no acabar más allá del anochecer (más de 13 horas pedaleando… no creo!?). De alguna forma tomé algunos riesgos, pero era consciente de ello.

Parto hacia Sant Celoni a las 6h., vía AP-7, camino bien conocido y rápido. Tras dar alguna vuelta por el pueblo, llego al pabellón municipal, lugar donde estaba instalada la salida y llegada de la marcha. Por poco tiempo no llego a ver la salida de la Pro, que era a las 7h. de la mañana. Tras recoger el dorsal (118) y el dispositivo Track the Race, acabo de preparar la bici y yo mismo me visto para la ocasión, con los colores del Open Natura, estamos listos! Hay muy buen ambiente en la salida, se respira la emoción y algo de nervios, todos tenemos claro que estamos a punto de comenzar un auténtico reto personal. El speaker no para de animar, estamos muy cerca de comenzar.

Mención especial para el dispositivo de tracking y el servicio Track the Race, el cuál permitía hacer un seguimiento en tiempo real de todos los riders, sabiendo la localización de cada uno y evitando perderse,  aviso por accidentes y por supuesto los controles de paso (accediendo al enlace aún puedes revivir la prueba y ver los resultados). Ciertamente considero que es un gran acierto de la organización, pues en la inscripción se ofrecía como un servicio a alquilar a parte, pero posteriormente decidieron asignar un dispositivo a todos los participantes, primando, a mi entender, la seguridad de la marcha al lucro, hecho que se valora. Como geoinquieto es una herramienta que me hubiera gustado ver en ejecución… pero yo formaba parte del show. Gracias a Jimmy, a quien agradezco el interés, ánimo e información, pude ver algunos tiempos de paso (ver imágenes).

ultrabike-2017-selfie-768x576
Joan Costa, el speaker y la selfie. We are ready!

Pocos minutos antes de las 8h. el Speaker nos ameniza la espera con una selfie y da paso al briefing previo por parte del Director de carrera. Nos informan de las condiciones de la ruta, dura, con algunos puntos de riesgo señalizados, pero sin marcar pues es una ruta de navegación con GPS. Y sobretodo de los cambios de última hora en el recorrido, que han significado una ampliación de la distancia a 135 kms y a mantenerse el desnivel en 3200 m+… posteriormente se confirmará la tragedia: también se incrementó el desnivel.

Salida neutralizada a las 8h., tras realizar un minuto de silencio por las víctimas de los últimos días, es un momento tenso y a la vez necesario (Respetar los 1,5 m!!). Chupinazo y empezamos a rodar. Primero por las calles de Sant Celoni, buscando la carretera de Santa Maria de Palautordera, hasta coger una primera pista que nos conducirá a la primera ascensión del día hasta la Costa del Montseny. Rápidamente, una vez se aparta el coche de control, se desatan diferentes ataques que animan la marcha y el ritmo, como si olvidaran que por delante quedaban 130 kms y 4.000 metros de desnivel como mínimo. Pero sin perder la concentración, no me dejo llevar y mantengo un ritmo tranquilo, el objetivo es finalizar, hay que dosificar desde el principio e ir apretando más adelante si se puede. Además, toda esta zona del Montseny la desconozco, y por lo tanto prefiero pecar de prudente a precipitarme y quemar antes de tiempo energía que seguro necesitaré.

Pronto se suceden los primeros errores en la navegación, a veces por dejarse llevar por el resto de riders, la inercia de todos van por allí, otras veces por error propio. En general la navegación fue muy correcta y hubo pocos errores en todo el recorrido (se pueden apreciar bien en el mapa cuando se generan bucles de ida y vuelta). Llegamos muy bien al kilómetro 19, primer avituallamiento en las Piscinas del Montseny. Tras una breve pausa, carga de líquidos y nutrientes, comenzamos la marcha hacía el Brull, siguiente punto de control, iniciando el tramo más duro de toda la ultrabike, 32 kilómetros que acumulaban más de 1500 metros de desnivel, con la subida al Pla de la Calma, pasando por el Molar, con 900 metros de desnivel en total y llegando hasta los 1280 m de elevación. Es una ascensión muy cómoda, sobre buena pista y con una pendiente moderada y continuada, y unas vistas de lujo del Turó de l’Home y todo el entorno del Montseny y el Valle de la Tordera. Posteriormente seguía con el lujoso llaneo por el Pla de la Calma, para continuar, y aquí se iniciaba el cambio de recorrido, con un rápido y largo descenso hasta llegar casi a Aiguafreda, cortado bruscamente con el ascenso hacia el Brull, siguiendo parte del GR2, y con unas rampas en algunos momentos superiores al 15%, castigando duramente a muchos participantes. Este tramo se hizo largo, muy largo, el calor apretó y agoto todas las reservas de líquido, de sales y nutrientes, de todo… Realmente se echó en falta algún pequeño avituallamiento, ni aunque sólo hubiera sido líquido, entre Montseny y el Brull, hubiera sido muy necesario.

Y llega el drama… kilómetro 50, entrada en el Brull y aproximación al avituallamiento… un crio se me cruza con una pelota y me obliga a cambiar de posición y levantarme bruscamente, y de golpe noto como los abductores, y todo el cuadro muscular superior de ambas piernas, se contraen y suben!! Me faltan 50 metros para llegar al avituallamiento y se me hacen eternos…. duele, estoy flipando, sólo llevo 50 kms y tengo rampas, sin duda alguna este tramo, la calor y la falta de liquido me estaban pasando factura… me paro, intento estirar como puedo y sé, intento relajar la musculatura, y parece que consigo calmarla y bajarla. Me hidrato bien, como con calma, descanso, estiro y pienso… seguir o no seguir, tengo tiempo de sobra, puedo esperar y ver si recupero… son momentos personales de tensión, obviamente no entraba en lo planificado estar así tan pronto, aunque en 50 kms ya llevábamos 2000m positivos acumulados y soportando un fuerte calor. Difícil decisión…

El próximo avituallamiento era en Viladrau, a 18 kms, y un perfil variable con una parte final de descenso… Tras el descanso decido continuar con el objetivo de finalizar, así que bajo el ritmo considerablemente, sin forzar. Al reemprender la marcha, lo primero que siento son rampas en los dedos de los pies (…de esas que son molestas, ya sabéis), aprieto dientes, intento estirar en marcha y sigo. Avanzo lentamente, y las primeras rampas son fuertes, dirección al Matagalls Xic, así que decido no forzar nada y hacer caminando los tramos que sean necesarios. Tras unos kilómetros, el perfil se suaviza, las vistas hacia el Pre-Pirineu, Osona, cimas nevadas… calman los ánimos y motivan, y parece que poco a poco voy recuperando mejores sensaciones. Llegando al tramo de descenso, nos juntamos unos pocos riders y se marca un buen ritmo, siempre se rueda mejor en compañía, y conseguimos llegar a Viladrau. En el avituallamiento (el cuál por problemas de logística se encuentra bajo mínimos de líquidos y alimentos), nos comentan, con sorpresa, que un grupo de 15-20 corredores ha abandonado en el Brull, la dureza ha sido para todos. Por otro lado nos dicen que estamos fuera de control!! Dato sorprendente, pues llevabamos unas 6 horas, la mitad del recorrido y 9 horas de margen por delante para finalizar antes del cierre definitivo a las 23h. en Sant Celoni… no dejó de ser anecdótico, pues en cada avituallamiento siguiente nos lo volvían a comentar, pero seguíamos la marcha.

Parto hacia el siguiente punto en Arbúcies, en un trayecto de aproximadamente 20 kms, que transcurrían por senderos muy asequibles y pistas. Atravesamos el pueblo de  Viladrau, y enseguida iniciamos un nuevo ascenso, aunque ya menos duro, para posteriormente continuar con un largo descenso que nos llevaría hasta el pie de la ascensión de Santa Fé al Convent, bien conocida. Llegados a este punto, kilómetro 88 de la ruta, poco a poco he ido recuperando el ánimo y al parecer la musculatura se ha relajado, quizás lo sucedido en el Brull fue en gran parte una pérdida acelerada de sales por la falta de agua, el esfuerzo y el calor, pero parece que estaba superado. Descanso el rato suficiente para comer bien, fruta, sandwich, agua, isotónico e ir mentalizándose para la siguiente ascensión, bien conocida, hasta el Coll de Té – el Convent, 13 kilómetros con un desnivel de casi 900 metros, con una pendiente suave pero continuada. De hecho hacía mucho tiempo que tenía ganas de venir a repetir esta ascensión, y también fue una razón para participar en la ultrabike, me encanta este tramo. Uno de los aspectos más bellos que tiene es que a medida que vas ascendiendo puedes observar como se van sucediendo los diferentes tipos de bosque (robles, castaños, pinos, hayas…), cada uno con sus propias características, y sin menospreciar las vistas.

Inicio la ascensión a buen ritmo, me voy animando y emocionando, pero rápidamente aflojo, pues son muchos kms. El calor hace mella, y por suerte a mitad de camino aparece una fuente de agua fresca en la cuál otros riders están haciendo una breve pausa. Aprovecho y, de manera inconsciente, pura necesidad y supervivencia, remojo toda la cabeza y bebo agua ¡Qué fresquita! Este pequeño alto me sentó genial y me dio ánimo y moral para finalizar la ascensión a buen ritmo, durante la cuál fui alcanzando a varios riders, más moral! Un poco más adelante, me pasa una bici que me arranca toda la pintura de la treck… le pregunto si es de la Pro… si, el primero de la distancia larga… lleva 190 kms en las piernas, 100 más que nosotros, seguramente más de 5500 m+ de desnivel, y aún así me ha pasado como una exalación…. lejos de desmoralizarme, me animó a seguir.

Llegada al avituallamiento en Coll de Té, km 101, ya sólo quedan 32! Son las 17.30h de la tarde, y aparece un nuevo problema: la batería del GPS se está agotando, el error se consuma. Normalmente tiene una duración de entre 10-12 horas, dependiendo del modo que lleve en pantalla. Al tener que navegar, el modo mapa consume más, por lo que me quedaba apenas un 10% de carga… para 30 minutos más, no llego ni de coña… Error!! Y no llevaba recambio ni batería externa… de todo se aprende. Acciones: pongo a grabar el strava en el móvil, para no perder la ruta completa. Le comento a un rider, Pablo B., sino le importa que le acompañe, pues estoy sin GPS. Accede sin problema, y juntos partíamos para afrontar los últimos 32 kilómetros, y juntos finalizabamos la marcha.

Desde aquí quiero agradecer sinceramente y mucho a Pablo B. su gesto y buen rollo, porque me llevó hasta meta de una forma genial. En los descensos me obligó a esmerarme y forzarme para seguirle, aunque este detalle no se lo comenté…, y fue toda una suerte contar con él, me guió muy bien y tuvimos flow, disfrutamos del descenso. En las partes de ascensión, a Gualba y Campins, y llaneo, íbamos charlando y compartiendo experiencias. Por el camino perdí la visera del casco, me cayó en un punto en el cuál  no pude parar, para no perderle; y más adelante me cayó el bidón de agua… aquí si que paré a recogerlo, luego pedaleé con todas mis fuerzas para alcanzarle, aunque no fue necesario porque me esperó, gracias! Desde Campins, el camino ya era todo descenso, y a buen ritmo llegamos a Sant Celoni, juntos resolvimos un pequeño problema de navegación a 500 metros de meta, y juntos pasamos bajo el arco a las 19.45H de la tarde, finalizando mi primera Ultrabike. #Finisher!! Estaba muy emocionado y contento! En el kilómetro 50 os aseguro que no pensaba que pudiera llegar al final.

Para acabar, un último avituallamiento de pasta, cervecita fresca, con la que Pablo y yo soñábamos, una ducha fría, limpieza de bici, y a las 21h. para casa.

El mapa del recorrido

Con la salida y llegada en el pueblo de Sant Celoni, la Ultrabike cuenta con un recorrido espectacular que transcurre por los parques naturales del Montseny, reserva de la Biosfera, y les Guilleries-Savassona, siguiendo pistas y caminos forestales en la mayor parte del recorrido (80%), y también senderos y algo de asfalto. A nivel técnico es una marcha muy asequible, prácticamente ciclable en el 99,9% del trazado, por lo tanto muy adecuada para un rider rodador y escalador, pues la gran dificultad estaba en el desnivel y la distancia a superar, básicamente una marcha de resistencia física y mental. Respecto al desnivel, decir que el GPS marca un total de más de 4400 m+, y en general sobre Strava, la mayoría de actividades están en el entorno de esta cifra. También he aplicado el análisis con IBP Índex, la ruta tiene un valor IBP de 391!! (en la imagen muestro el perfil generado), y el desnivel contabilizado sobre su maya es también de aproximadamente 4300 m+. Es decir, y es un detalle importante, que hubiera sido necesario confirmar este valor, pues puede afectar y mucho en las posibilidades de éxito de un participante. En mi caso personal, es la primera vez que supero un desnivel tan elevado en un sólo día.

37041111307284_BYC_m_ibpindex_perfil
Perfil altitudinal generado por IBP Index a partir del track real

Os muestro un mapa interactivo elaborado con la plataforma Carto, donde podéis consultar el track; sobre una escala de color los valores de elevación, destacando los tramos por encima de los 1000 metros y mostrando los valores de elevación y velocidad (popup) si vais siguiendo la línea del track. Finalmente he añadido una capa interactiva que os muestra en un minuto como transcurrió y ejecuté todo el recorrido (fijarse que la hora es UTC, es decir que hay que restar las 2 horas de nuestra zona horaria).

El resultado y conclusiones

El simple hecho de finalizarla, personalmente ya me satisface y mucho, la ultrabike marcará un antes y un después, pues he vuelto a superar mis límites. La prueba en sí es espectacular, el recorrido, el paisaje, las cifras, todo acompaña. Y no sólo se requiere de física, también mentalidad, pues te encuentras en muchos tramos de soledad, y eso también puede castigar. En cuánto a la clasificación, una trabajada 77a. (de 106 llegados, 140 participantes), con un tiempo total de 11h. 45 minutos. Personalmente, Brutal!!

A nivel de conclusiones y experiencia, cabe tener en cuenta no volver a menospreciar la posible duración de la marcha y no correr riesgos en cuánto al GPS, llevar siempre cargador de emergencia. Por otro lado, la cuestión de si llevar mochila o no, esta marcha se encuentra en el límite… dependerá de lo cómodo que quieras ir, y quizás con una bolsa auxiliar de cuadro o sillín puedes distribuir perfectamente todo el material. En mi caso, esta opción me hubiera venido bien, a tener en cuenta para próximas ocasiones. Y quizás a valorar mejor, la cantidad de agua, para tramos largos y con desnivel, el Brull, 1 litro es insuficiente, por tanto es algo a tener en cuenta en el futuro. Y finalmente, aunque no me hizo falta y en este caso acerté la previsión, llegar antes del anochecer, para una próxima ocasión, hay que llevar un foco o frontal, para prevenir cualquier circunstancia adversa.

Quisiera destacar a la organización y sobretodo a los voluntarios que hacen posible la ultrabike. Pensar que algunos avituallamientos pasaron aún la noche del sábado en espera del paso de los participantes de la Pro… no tiene precio. Enhorabuena a todos ellos por hacer posible este tipo de marchas de resistencia en parajes tan especiales. Esperamos volver en próximas ediciones, quien sabe si para tener una experiencia Pro. ¿Alguién que quiera compartir la experiencia?

Salut i Pedals!

P.D.: cambio completo de registro para la próxima semana, volvemos al mundo de la bici clásica en la pedals de clip, otro gran fin de semana de bike & family & friends.

Anuncios

2 comentarios sobre “V UltraBike Aventura: superando límites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s