La Pedals de clip, ciclismo clásico

Gran fin de semana Bike & Family & Friends en un escenario ideal para la ocasión: la Pedals de Clip 2017, con base en Sant Martí Sarroca. Una marcha ciclista clásica, popular y festiva, que reúne a una comunidad que ama al ciclismo y a la bicicleta, que se viste para la ocasión y muestra sus joyas, máquinas con más de 30 años cuidadas y preparadas para seguir dando pedales. Además, compartiendo la experiencia con la familia, siempre especial, y con buenos amigos, los compañeros de RiderState, Nora y Rober, y excusando la ausencia a última hora de Ramón y Ana, única nota negativa. Y todo ello en un marco incomparable, el Penedès, en el mejor momento del año, campos de viñedos en pleno apogeo primaveral.

Participar es fácil: a parte de la inscripción y tener ganas de disfrutar, debes disponer de una bici clásica anterior al 1987 que reúna ciertas características, la más reconocida disponer de pedales rastrales o de clip y los cambios sobre el cuadro. En esta segunda participación, gracias al contacto y colaboración con Artero Cycles  he podido rodar con una magnífica Motobecane de los 70, muy bien mantenida, con un desarrollo muy respetable, pero que ha tenido un buen comportamiento y ha permitido disfrutar al 100% de la marcha.

El fin de semana

Se cumplieron todas las previsiones, y el fin de semana ha sido genial en todos los sentidos. Desconexión total desde el mismo viernes en un remanso de paz, Masia Cal Santi, en Pacs del Penedès. La señora Pepa nos trató y acogió muy bien, y ‘soportó’ amablemente todas las peticiones, bici por aquí, bici por allá… un lugar muy recomendable para una estancia muy tranquila. Como base de operaciones era perfecta, estaba a unos 7 kilómetros de Sant Martí Sarroca, y con buen acceso a los caminos rurales. Y además, muy cerca de las Bodegas Torres, a las que puedes llegar en un agradable paseo en la ruta de Mas de la Plana, que te permite conocer el mundo de la viña, los métodos de cultivo, variedades, la geografía, etc., a través de paneles informativos. Además, puedes admirar el paisaje, y si apetece, finalizar la excursión con una buena cata de vinos.

A nivel gastronómico, destacar la visita al Restaurant La Fàbrica, una cena curiosa con platos que fusionan la cocina japonesa, italiana y mediterránea; la visita al Restaurant Cal Cassoles, una buena comida, brasas y buen vino, rodeado de viñedos; la cena de grupo tuvo lugar en el Restaurant Ca l’Agustí, a los pies del Castell de Sant Martí Sarroca, comida deliciosa y un trato exquisito, sobretodo con Nil; y finalmente la comida de celebración de La pedals de Clip, junto con los amigos y compañeros de la marcha, en el Restaurant Ca la Katy Sant Jordi, lugar en donde todos los asistentes y la organización celebran el fin de la marcha y comparten sensaciones y experiencias.

La marcha ciclista (mapa)

A lo largo del fin de semana he realizado un par de salidas para completar un total de 95 kilómetros con la Motobecane. Durante el sábado, a primera hora, una primera salida con doble objetivo: adaptarse a la geometría y desarrollo de la bici, fundamental, y reconocer la ruta a realizar para llegar desde Cal Santi a la salida en Sant Martí Sarroca. En cuánto a la adaptación, realmente fue fácil, desde el principio me sentí muy cómodo, y en cuánto a la ruta, encontré un camino que permitía evitar gran parte de la carretera principal, y llegar en aproximadamente 25 minutos a destino. Buen estreno y a muy buena media

Ahora bien, hubo una pequeña incidencia… en una recta con bajada, al querer subir plato, tenso el cable, este no acaba de cambiar, se escucha cla ca cla ca cla ca… y la cadena que no no sube… vuelvo a tensar un poco más… clink! Upss! Cable partido! Me quedo sólo con el plato pequeño para realizar todo el camino de vuelta… realmente no necesité el plato grande, pues el pequeño ya era mayor que el de la Treck BTT. No obstante había que arreglar el cable, así que por la tarde pude comprar el material y desde la organización me prestaron la ayuda necesaria para poder hacer la reparación ¡Gracias!

En cuánto a la marcha de la Pedals de Clip, el domingo a las 7.30h. me dispongo a almorzar en Cal Santi, con la sorpresa de compartir con Pedro Múñoz, ciclista profesional y homenajeado en la edición 2017. A las 8 en punto, y vestido para la ocasión gracias al detalle y regalo de Jimmy (un fantástico maillot retro de Orbea, Gràcies soci!!), inicio el camino hacía Sant Martí, donde me esperaban Rober y compañía. Nos encontramos, unas fotos, últimas comprobaciones de las bicis, y a las 9:05 se da la salida oficial a la marcha. El inicio fue algo desangelado, un rodar lento por las calles desiertas del pueblo, ciertamente no había mucho ambiente. Al salir del casco, en la carretera de la Llacuna, Rober y yo vamos cogiendo ritmo y avanzando en el pelotón, qué se había estirado muchísimo. Llegamos a la ascensión al pequeño puerto de Font-Rubí, y aquí disfrutamos muchísimo, todo un acierto incluirlo en el recorrido. Una ascensión a ritmo, en mi caso con cadencia de btt (como decía Rober), pues de otra forma no movería tal desarrollo, y vamos avanzando con un pedaleo alegre y ligero, para hacer cima alcanzando a la cabeza de carrera. Tras ello, un largo descenso en el que Rober se desató y me devolvió el favor… fue una bajada rápida que también se disfrutó mucho. Inicialmente me puse a rueda de otro Orbea y posteriormente de Pedro Muñoz, que bajaban de manera tranquila y segura, y luego en terreno más favorable, menor pediente y más llaneo, la Motobecane ofreció un comportamiento excelente, con tramos largos superando los 40 kms/h. Acabamos llegando juntos a Pla del Penedès, donde había el primer avituallamiento (coca, cava, vino….).

Posteriormente, un tramo que enlazaba terreno para rodar con pequeños repechos que ponían a prueba tu capacidad de reacción con el cambio, había que avanzarse y preveer, de lo contrario te quedabas clavado. Llegamos posteriormente a las Bodegas Torres, punto del segundo avituallamiento (vino, cava y bocadillo) y concentración de todo el pelotón. Es una parada relajada, en la que todos aprovechamos para comentar, revisar y reparar si es necesario.

En el tramo final de la marcha, nuevamente terreno para rodar, con la presencia de un par de repechos que te hacen sacar toda la fuerza (y la lengua!!) para mover el desarrollo, con un lento avance, prácticamente caminando, y sudando cada una de los pedales que das. En uno de estos me encuentro arriba a Ismael Lejarreta, otro de los homenajeados, a quien saludo y animo, pues aquel repecho era ‘mortal’. Y finalmente, la aproximación a la llegada, en el Castell de Sant Martí Sarroca, con una ascensión final de apenas 1 kilómetro, en el que vives un auténtico final de etapa de ciclismo, aquí si que había ambiente, mucho. La gente, ubicada en el arcén, se iba incrementando a medida que te acercabas a meta, y cuando alguién se levantaba de la bici para avanzar, aún se animaban más, aplausos, gritos de ¡Vamos! Ciertamente es una experiencia genial, hay que vivirla. Al llegar, una gran sonrisa, nos esperan familia y amigos, una medalla, un pica-pica (faltaba cerveza fresquita!!) y sorteo (no hubo suerte… salió el 5).

Como de costumbre, os dejo un mapa interactivo en el que podéis consultar el recorrido realizado en la Pedals de Clip, y consultar los parámetros de elevación, velocidad y distancia recorrida. Carto ha modificado su plataforma y ahora disponemos de Builder, una nueva herramienta que iremos explorando en próximas publicaciones, a ver que da de sí. Por ejemplo, tenéis un gráfico en la parte inferior que os permite filtrar por velocidad y ver donde se concentran los tramos más rápidos y más lentos.

Pon una clásica en tu vida

Sinceramente aconsejo a todo aquel que ame y disfrute de la bicicleta probar de participar en una marcha clásica. En profundidad puede parecer un mundo complejo, donde las conversaciones sobre y la búsqueda de componentes pueden ser mareantes, pero no es necesario convertirse ni tampoco ser un experto. Ahora bien, vale mucho la pena vivir el ambiente que se respira, tener la experiencia y sentir el esfuerzo del ciclismo real, exigente, el de las gestas (sin gps, sin pulsómetros, sin potenciometros, sólo fuerza y destreza), y compartir con tus compañeros las anécdotas y aventuras para conseguir volver a dar vida a estas bellas máquinas. Por puro placer abandonas tu zona de confort, tus coronas de 10/11 piñones y tus platos de 30/40, y te subes a una bicicleta con platos de 40/50 y 3/5 piñones… y piensas ¿Seré capaz de mover tal desarrollo? Sí, lo serás, pero sufrirás y disfrutarás cada repecho, cada ascensión, cada cambio de plato. Y cuando finalizas tienes una extraña sensación, piensas que te engañan, pues con las bicis actuales, gracias a la tecnología y los avances técnicos, cierto, no se requiere tanto esfuerzo.

Muchas son las marchas que se organizan, entre las más conocidas, la Pedals de Clip y Cavall d’Acer en Catalunya, la Eroica Hispania, la Retrovisor, la Otero,… y como no, el origen del ciclismo vintage, la Eroica Toscana. Como ves, tienes muchas opciones para vivir tu fin de semana retro. Yo de ti no me lo pensaría mucho más.

Salut i pedals!

P.d.1: Gràcies a Jimmy per tenir un gran detall. M’ha vingut perfecte 😉
P.d.2: Gràcies a Artero Cycles per facilitar poder disposar de la bici i tenir tan bona col·laboració. Fas molt bona feina, espero que puguem seguir col·laborant.
P.d.: Imatge de portada de Sisu Gra Vi (Narcis Bicioci)

Anuncios

2 comentarios sobre “La Pedals de clip, ciclismo clásico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s