#Festive500 2017: the last challenge

Llega a su fin el año 2017 y en estos últimos días se suman varios retos para cerrar un gran año sobre la bicicleta. Y que mejor forma de acabar el año que intentando completar una nueva edición del reto Rapha Festive 500 de Strava. Consiste en rodar 500 kilómetros entre el 24 y el 31 de diciembre, y creerme que no es fácil. No hay normas ni indicaciones al respecto de como completar la distancia, organízate con libertad, pedalea, disfruta, descubre, esfuérzate y supera tus límites. Tras el éxito de 2016, creo que hay que volver a intentarlo. Además, varios son los objetivos a superar: 10000 kms de la Trek, 6000 kms anuales, nuevos destinos y nuevas rutas… hitos que han de llegar durante estos días.

A diferencia de la edición pasada, en esta ocasión el punto de inicio no se establece en ninguna estrategia pensada, más bien se centra con destinos objetivo que permitan alcanzar el reto y rutas complementarias para compensar el esfuerzo. La motivación también es menor, quizás llegar demasiado cargado a final de año sea la razón, y de hecho ya de inicio se ve pocas posibilidades de lograr el objetivo… pero no es motivo suficiente para no intentarlo, ¿Verdad?.

Así pues, también a diferencia del año anterior, en esta ocasión han avanzado juntos el reto y la historia, una publicación abierta que se ha ido escribiendo a medida que avanzaban los días, siguiendo la evolución del reto, destinos y logros. A punto de finalizar el año y el reto, a 31 de diciembre, se ha completado y superado el reto!! En el siguiente gráfico de strava podéis ver como se han distribuido las salidas a lo largo de la semana.

festive17
Evolución y seguimiento del reto en strava, la semana con más kms del año

En resumen, los parámetros han sido:

  • Kilómetros: 516
  • Horas: 26 horas 53 minutos
  • Desnivel positivo: 6642 m
  • Velocidad media: 19,25 km/h

He aquí el diario de viaje, destinos, sensaciones y logros desde el primer día:

Día 1 24/12 – Primer asalto: ‘eixos’ / +76 kms > 15%

Aunque con cierta pereza y con retraso, comenzamos el reto con una ruta rodadora que transcurre por caminos clásicos: los ejes del Vallès (Riera de Caldes, Ripoll y Besòs), con alguna pequeña variación para seguir la exploración de nuevos segmentos para el reto. A la vuelta el viento no era favorable, por lo que se hizo algo más duro de lo esperado.

También fue un día de encuentros. Con Eduardo H., el crack del reto #SentmenatClimbChallenge, en el Ripoll, camino del Puig de la Creu, seguramente a batir marcas. Y posteriormente en el Besòs con Montero, otro compañero de pedales, que venía del Turó de Montcada. Es genial poder ir conociendo a gente con quien compartir afición y pasión. A todos, ¡Felices Fiestas!

festive17_01.jpg
Platja de Sant Adrià, un alto en el camino para tomar el sol, un bocata y seguir pedaleando

Día 2 25/12 – Sin actividad: carga de ‘energía’ / +0 kms = 15%

El día de Navidad es muy difícil planificar una salida… existen otros estímulos mucho mejores, como despertarse con el grito del pequeño “Ha venido Santa!!!”.

Y como no, una buena Escudella para cargar energía para días siguientes.

festive17_02.jpg
Este año no me he debido de portar muy bien…

Día 3 26/12 – Quema turrones / +26 kms > 20%

A diferencia del año anterior, esta vez si que hemos aprovechado para pedalear un rato, estirar piernas, y avanzar en el reto. Una ruta circular con paso por Gallecs, un espacio rural de alto valor y que es una de las pocas zonas que quedan como representación del paisaje agrario del Vallès. Todo suma!

festive17_03.png
Mapa y perfil de la actividad en Strava

Y por la tarde… Día de Sant Esteve! A seguir celebrando y cargando calorías… mañana tocará volver a quemar. Se acercan los días clave del reto, hay que pedalear más y más!

Día 4 27/12 – BCN Fucking wind tour / +104 kms > 41%

7:25 AM, ha llovido, se pronostica viento con rachas de 70-80 kms/h… Vamos!

Nos la hemos jugado, hemos apostado, y finalmente hemos tenido suerte. Hoy el viento ha soplado, ha rugido ferozmente, y hemos pedaleado junto a él. Un fuerte viento de componente Noroeste ha atizado a lo largo del día toda Catalunya, y era muy difícil escaparse. La propuesta del día era realizar la ya clásica vuelta a Barcelona, pero con la variación de paso por el Passeig de les Aigües completo, de Torre Baró a Esplugues (prácticamente 20 kms). Normalmente la vuelta suele ser realizada con el paso Llobregat-Besòs, pero en esta ocasión y en función de la componente del viento era recomendable cambiar el sentido a Besòs-Llobregat. Esto ha permitido: tener viento a favor en la aproximación a Collserola, canalizado por el Besòs; semiprotegerse y flirtear con el rugir (literal) del viento en el transcurso por el Passeig; sufrirlo, ahora sí, en el tramo de ascenso por el Llobregat (el viento es canalizado por el valle; y finalmente volver a tenerlo de cara y lateral en la vuelta a Sentmenat. Hemos corrido el riesgo, y esta vez nos ha salido bien.

A ratos el paseo ha sido muy arriesgado, hojas, ramas, polvo, hierba… volando delante de la bici, y con la sensación de que en cualquier momento caería algo más gordo. En algunos tramos, como el Forat del Vent o Vista Rica, el rugir literal del viento era ensordecedor y atemorizaba… pero había que seguir. No era el día ideal para pedalear, pero también era un buen día para entrenar en condiciones de viento, que por momentos es mucho más costoso que en ascensión. Ha desgastado mucho más el tramo del Llobregat (aproximadamente 5 kms entre San Feliu y el Papiol) que el resto de la ruta.

De la jornada, destacar que el reto va cogiendo buena velocidad, ahora justo en el ecuador, siendo mañana una jornada clave para determinar el devenir del mismo. Y también destacar que la Trek ha superado, hemos superado juntos, los 10000 kilómetros!! No deja de sorprender su dureza y versatilidad, pues ciertamente se le maltrata con mucho cariño.

Día 5 28/12 – Cyclocat’s Tarraco way / +165 kms > 74%

Para completar el reto #Festive500 hace falta arriesgarse y ser atrevido para proponerse grandes rutas. De hecho, el reto es la excusa perfecta para plantearse seriamente aquella gran ruta que no acabas de realizar. En el quinto día era necesario avanzar de manera considerable o sino dejarlo estar… la apuesta era rodar la ruta que une el Vallès con Tarragona siguiendo los segmentos de la red Cyclocat. Así que tras un laborioso trabajo previo de sincronizar y unir todos los segmentos en uno, y de trazarlos nuevamente en conjunto para recuperar los valores de elevación, teníamos disponible el camino a seguir.

Luego está la logística. Los trenes de Regionals (R15/R16), así como Media distancia, permiten viajar entre Barcelona y Tarragona. La duda era: ¿ir en tren y subir en bici… o ir en bici y volver en tren? No es baladí, una u otra opción tienen sus ventajas en inconvenientes, y más en invierno. La primera opción, requiere iniciar el día mucho más pronto para poder iniciar el pedaleo en Tarragona a una hora razonable: implica pérdida de horas de sueño. La segunda opción en cambio, la escogida para la ocasión, permite iniciar el trayecto a buena hora, pero la llegada a casa es nocturna. También comentar al respecto de paradas, alimentación, hidratación… la ruta pasa por múltiples pueblos (Sant Sadurní d’Anoia, Subirats, El Vendrell, Vilafranca, etc…) por lo que es posible realizar la ruta de manera ligera e ir abasteciéndose durante el camino (fuentes, colmados, fruterías, bares y restaurantes).

Y la jornada ha transcurrido de manera genial, pero no creáis que todo ha sido plácido. A las 8.10, antes del amanecer y con el campo helado, hemos iniciado el pedaleo. La primera parte del trayecto, hasta Martorell, era camino conocido. A partir de aquí todo era desconocido: 110 kilómetros de nuevas experiencias. Y no ha defraudado, vistas magníficas, mejoradas por la buena visibilidad provocada por el viento, campos de viñedo en pleno invierno, pelados, tierra arcillosa y calcárea, pistas y caminos rurales solitarios, vías impensables que siguen infraestructuras (acueductos), y mucho tiempo para pensar, reflexionar… y el viento, nuevamente el viento, y precisamente sobretodo a partir del mediodía y además justo en los tramos más favorables, lo que ha implicado tener que imprimir un mayor esfuerzo. Y finalmente una llegada triunfal, sorprendido por transitar por caminos rurales hasta prácticamente la entrada de Tarragona, y una imagen que no se olvidará jamás, el mar bravo, con sol de atardecer, playa solitaria y un pedaleo suave y placentero por el paseo marítimo disfrutando de la satisfacción de haber conseguido el reto.

Podríamos añadir más imágenes, explicar más experiencias, la ruta y el día por sí solos bien merecen una crónica propia… pero queda enmarcada en el reto #Festive500 y bajo secreto de sumario. Os animo a realizar la ruta, bien preparada será muy disfrutada.

Quedan 3 días y algunos kilómetros… #Seguim

Día 6 29/12 – Everythings count / +11 kms > 76%

Día de descanso y recuperación del esfuerzo del día anterior, siendo consciente del mismo a partir de las sensaciones y molestias comunes varias. Aún así el tiempo sigue avanzando, a favor y en contra, y no se debe desaprovechar ninguna oportunidad de sumar kilómetros, aunque sean pocos.

Así que una breve salida para combinar varios objetivos: soltar y relajar piernas (doloridas y cargadas), encargos (farmacia, súper,…), y mimos: la Trek se merecía ya una limpieza,y dejarla lista para afrontar los últimos kilómetros del año. Estamos a 56 kms de cumplir el objetivo anual (6k) y a 118 kms de cumplir el reto Festive ¿Lo conseguiremos? No hay nada como una imagen para motivarse y pensar en un nuevo destino.

20171228_170322.jpg
Puesta de sol en la Platja de l’Arrabassada de Tarragona, justo al llegar

Día 7 30/12 – Explorando Gallecs / +34 kms > 83%

Penúltimo día del reto, penúltimo esfuerzo. Es difícil disponer de una ventana de tiempo durante estos días, combinar visitas, compromisos, eventos… es complicado. Así que no queda otra que aprovechar cualquier momento disponible y el día de hoy han sido un par de horas por la mañana, aprovechadas para volver a pedalear por Gallecs, un espacio rural protegido que permite conservar el paisaje agrario típico del Vallès, y que además permite observar y percibir los cambios estacionales de una manera excepcional desde dentro del propio paisaje.

Normalmente Gallecs es un lugar de paso, pero en esta ocasión hemos aprovechado para realizar algunos bucles internos para recorrer otros caminos. Y lo cierto es que han quedado ganas para poder seguir explorando y cruzando el recorrido, pues cada nuevo paso te permite descubrir rincones de gran belleza y valor, avistamientos de fauna (hoy tres puputs juguetonas), y también las cimas de su entorno (Montseny, Sant Llorenç, Cingles de Bertí, Montserrat,…) en un día de visibilidad muy clara. Muy recomendable perderse por sus caminos en buena compañía, y quizás un nuevo objetivo para 2018: una nueva ruta para descubrir al completo Gallecs.

Ha sido una actividad complementaria, también de relajación y preparación de la última salida del año, que tendrá diferentes hitos a conseguir: a 21 kms para cerrar el objetivo anual de distancia (#6000), y a 83 kms para lograr por segunda vez el reto #Festive500. La intención es disfrutar de un buen homenaje final en la Moreneta ¿Lo lograremos? Las fuerzas ya van muy justas… #Seguim

Día 8 31/12 – Desayuno con diamantes / +98 kms > 103%

¡Éxito! ¡Satisfacción! ¡Alegría! Es lo que podemos llegar a sentir cuando te esfuerzas mucho, no sólo físicamente, por conseguir un objetivo. Es sencillo, cierto pues sólo hay que pedalear, pero se requiere de cierta capacidad de improvisación, para no caer en la monotonía (dar vueltas a un mismo recorrido), persistencia, para seguir adelante a pesar de los contratiempos, difícil combinar con la actividad de estos días festivos y circunstancias varias, y sobretodo coraje, necesario para superar el frío y la pereza.

El último día llegó con varios objetivos a conseguir, motivación suficiente para salir a pedalear. Pero sin duda alguna el más relevante ha sido poder compartir el homenaje, almuerzo de celebración, con quién te dió la oportunidad de vivir estos momentos: tus padres. Así que todo ha encajado: una ruta larga, superior a 83 kms, los restantes para superar el reto, y con la visita incluida, y que sea rodadora, menor tiempo, y no exigente, fuerzas justas. Destino: el Prat.

Y de esta forma todos los elementos han coincidido: han permitido rodar excelentemente la última salida del año, completar el reto #Festive500, alcanzar el objetivo anual de +6000 kms, compartir un almuerzo con quién te quiere, visitar el Prat, y regresar a casa, cansado pero contento. No podía haber mejor final para el reto.

Segunda ocasión en que me planteo el reto, y segunda vez que se supera. No es fácil. A parte del esfuerzo, Rapha (quien promueve el reto), ofrece la oportunidad de obtener un obsequio, un parche conmemorativo del challenge (mi segundo!), y además sorteo de grandes regalos. Poder compartir ésta y otras experiencias, bien sea una frase o bien un post largo, espero que pueda ser una fuente de inspiración para proponeros retos.

Así finaliza 2017. Os deseo una gran salida de año, mejor entrada, y lo mejor para 2018.

Mucha salut i pedals!

3 comentarios sobre “#Festive500 2017: the last challenge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s