Summer adventures (II): Monegros

Lo que sucede en 2017, debe quedar en 2017. Y esta aventura ha sido una de las más grandes de este gran año de #ViciDeBici y merece ser contada (más vale tarde). Hacía tiempo que se tenía en mente volver a pedalear en Monegros, tras la épica participación en la marcha de 2016, contra el cierzo. Pero se quería volver de una manera diferente, libre, sin presión, pudiendo disfrutar del entorno, de los detalles, sin aglomeraciones… haciendo de cada pedal un momento personal. Y la oportunidad surgió, un viaje inesperado a Huesca en pleno mes de agosto… las oportunidades deben aprovecharse.

Y así fue como un 28 de agosto, a las 6.00h de la mañana se inició la pedaleada, en plena noche cerrada, sobre los caminos del bajo Somontano y con la intención de cruzar Monegros, siguiendo el recorrido de la edición de 2016 de la mítica marcha BTT, 118 kms más otros 40 kms para enlazar con el punto de inicio/final en El Tormillo. Obviamente era necesario aprovechar al máximo las horas de menor calor y sol, y era indispensable iniciar el recorrido lo más pronto posible. Así mismo, lo más importante era la hidratación, alimentación y protección solar. Si estos tres aspectos se programaban bien, no debería haber inconveniente, a pesar de la fecha escogida. Así que las paradas en Peñalba, Valfarta, Sariñena, Albalatillo, Villanueva y Castelflorite eran obligadas bien para hidratar o bien para alimentarse.

Fue un viaje de sensaciones, experiencias, aventura, en solitario, absoluta soledad… en 160 kms me crucé en ruta con 2 coches y 2 ciclistas… pedaleando por un territorio inhóspito, poco hospitalario, pero a la vez en completa transformación. He aquí una de las grandes contradicciones de Monegros: por un lado promocionado como el desierto de o el más grande de Europa, nada ajustado a la definición y descripción real del tipo de territorio y paisaje real; por el otro, obras faraónicas de ingeniería hidráulica que están transformando el territorio haciendo llegar agua a todos los rincones, permitiendo el cultivo intensivo en localizaciones remotas de la comarca de Monegros, con instalaciones de riego intensivo y automatizado que día tras día a todas horas riegan abundantemente campos de maíz, girasol… Pedalear en el momento álgido del sol, a más de 35 grados, y ser duchado por múltiples dispersores que lanzan agua a discreción sobre las cañas de maíz… un sin sentido, ciertamente. Y quizás lo peor es que el regadío está actualmente en plena expansión, la CHE sigue construyendo infraestructuras para lograr que el agua del Ebro y subcuencas transformen un entorno difícilmente productivo, y al parecer lo están consiguiendo, aunque seguramente sea insostenible a largo plazo. Creo que es un elemento para la reflexión.

Esto no desmerece la ocasión de visitar la comarca de los Monegros, pero se debería dar una visión correcta del paisaje a visitar. Únicamente la zona de los tozales, camino de la Ermita de San Miguel, ya de vuelta hacia Sariñena, nos muestra un paisaje característico y digno, a la vista, de ser mitificado como desierto, aunque realmente es una zona semiárida o también estepa.

En cuánto al recorrido, ya era bien conocido por la participación anterior, caminos rodadores, polvorientos, con un desnivel muy progresivo y distribuido a lo largo de la ruta, con apenas una única ascensión importante. En definitiva muy rodador y sin gran dificultad técnica. Personalmente añadí los tramos de conexión entre Sariñena y El Tormillo, y alguna variación del recorrido original para no repetir camino. La llegada final fue ya bien entrada la tarde, hacia las 16h, tras 10 horas de larga jornada y ‘pidiendo el final del encuentro’. Aunque sin síntomas de deshidratación, pues se hizo toda parada posible para hidratar y rellenar y ciertamente el calor de aquel día fue bastante soportable, pero a su vez acabó afectando al rendimiento, y los últimos kilómetros, además en ascensión, se hicieron ciertamente duros. A través de la siguiente imagen resumen de la actividad en strava podéis acceder a la página y parámetros de la misma.

monegros_st
Resumen de la actividad en strava

De la jornada destacan las experiencias vividas… pinchar en mitad de un camino y buscar desesperadamente una sombra para poder operar, misión difícil… avistar buitres que vuelan sobre tu cabeza, como si estuvieran esperando… quien sabe. Disfrutar de una bendita coke con hielo o celebrar el encuentro con una fuente… y sobretodo pensar, reflexionar, observar, encontrarse con uno mismo… Lo mejor de todo es saber que la experiencia valió la pena y se espera poder volver, aunque esta vez en compañía para poder compartir la experiencia ¿Te animas?

Salut i pedals!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s