Open BTT El Vendrell: picar piedra

Desde hace tiempo estaba presente la intención de participar en alguna prueba del Open BTT Tour que organiza el Club Open Natura. Por un lado, por las buenas sensaciones en cuanto a la organización, contrastada tras participar en otras marchas (Collserola 100, Ter Bike Experience). Por otro, por tener la oportunidad de pedalear por nuevos territorios, conocer nuevos caminos y ampliar experiencias. Y he aquí la primera oportunidad: el XIII Open El Vendrell.

En esta esta ocasión el Club Open Natura, junto con el Club Runnbikes Team del Vendrell, han organizado una marcha ‘clásica’, que ya llega a la 13a. edición. El soporte de equipos o clubs locales es fundamental para trazar unos recorridos de calidad y adaptados a los niveles de las distintas distancias. El buen ambiente reinó durante toda la marcha, en la salida se podía ver de todo: cracks, familias, leyendas, principiantes, iniciados y experimentados, muy variado. Y novatos, como el presente, que desconocía el terreno por el que iba a rodar

La marcha BTT

La jornada comenzó muy pronto, a las 6.00 a.m. ya estábamos almorzando un buen tazón de cereales. Siendo la salida de la marcha a las 9.00h., y teniendo una hora de camino, siempre es mejor ser prudente y evitar o salvar cualquier imprevisto. En esta ocasión todo fue perfecto, y a la hora esperada, estábamos en El Vendrell recogiendo el dorsal, el primero del año. En estás marchas siempre tienes la oportunidad de conocer a riders con los que compartes y sigues rutas y actividades virtualmente, este domingo conocí a Vanesa A., una crack que también se supera marcha tras marcha, un placer!

Tras prepararnos con toda la calma del mundo, aún disponía de unos minutos buenos para calentar y pensar en la estrategia, fundamentalmente para conservar y preservar la rodilla, tras las molestias de las últimas semanas. Salir tranquilo, en la parte posterior del pelotón (600 participantes), rodar e ir avanzando con calma, y en función de las sensaciones ir dejándose llevar. El objetivo y la inscripción era para realizar la ruta larga, de 58 kilómetros y 1200 m de desnivel positivo, y sólo en caso de tener alguna molestia, entonces bajar el listón al medio (42kms) o al corto (21 kms).

img-20180304-wa0000.jpeg
Primer dorsal del 2018 – 198Z

La ejecución de la estrategia fue perfecta. El rodar tranquilo ayudó a conservar rodilla, no forzar y reducir el impacto recibido sobre el terreno pedregoso de la zona. Los primeros kilómetros fueron una grata sorpresa, porque en la aventura de Tarragona ya había transitado por ellos, caminos paralelos a la Autopista que siguen infraestructuras (gasoducto, etc.). Tras abandonar la zona baja, empezaron las primeras ascensiones, cortas, intensas, algunas técnicas, también el paso por senderos, con cierta dificultad técnica para los no expertos.

El relieve principal transcurría por el Massís de Bonastre, también superando relieves menores (Serra Llarga, Costa de Senabre, Serra Pedregosa) y atravesando algunas ramblas y torrentes típicos del mediterráneo. Una de las zonas más impactantes fue sin duda el paso por el Massís de Bonastre, afectado por un incendio forestal en 2016 y en proceso de recuperación… la imagen era desoladora, pero a la vez esperanzadora: nuevos brotes. Es necesario ser conscientes del daño que produce un incendio forestal y los años que se requieren para recuperar el medio.

Antes de llegar a Bonastre, en el kilómetro 29, estaba situado el segundo avituallamiento, control y separación de las rutas media y larga. Hasta el momento había rodado bien, tranquilo pero motivado, y no había sentido molestias, es decir me sentía con ganas de realizar la ruta larga… pero justo a 500 metros de llegar al control, un pinchacito intenso en menisco me da un primer aviso… En el avituallamiento reflexiono la situación, aunque me veo con fuerzas de sobra para la larga, la decisión correcta era ser conservador y reducir el objetivo. Y así fue: pasamos al recorrido medio, y fue la mejor decisión: los últimos 13 kilómetros deparaban, en primer lugar, una ascensión que me encantó, por pista con buena tracción y rampas intensas… para acabar llegando a un sendero pedregoso, duro, técnico que me castigó rodilla y moral. Buena parte la hice caminando, no valía la pena lastimarse.

Tras el tramo duro, llego el último avituallamiento, apareciendo de la nada justo al lado del Aqualeón… y los últimos kilómetros fueron una sucesión de senderos, piedras, y pistas, a la vez complicadas y divertidos, y permitieron finalizar mi primer Open con un buen sabor y satisfacción.

El mapa

En el mapa interactivo se muestra el track de la ruta realizada (en amarillo, puedes acceder a la ruta larga de wikiloc, en naranja a la actividad realizada en strava, pulsando sobre el link del pop up). A su vez, puedes consultar los parámetros reales de la marcha (distancia, velocidad, elevación y pendiente de cada punto desde el inicio) al mover el mouse sobre el track. Volvemos a representar los tramos según la tendencia en la pendiente, los tramos rojos representan ascensión, los verdes descenso. El mapa permite confirmar las sensaciones: fue un recorrido duro, aunque no tanto por la pendiente, más bien por el terreno.

(pulsar en el botón  full para ver el mapa a pantalla completa)

Conclusiones

El estreno en el Open BTT Tour ha sido muy positivo. El resultado obtenido, a pesar de rebajar objetivo, ha sido muy bueno (ver en strava: 42 kms, 1000 m+, 3 h.), teniendo en cuenta que se ha salido desde el final y se ha rodado relativamente calmado. Y estas son las decisiones que cuestan tomar e indican madurez, pues en otras ocasiones te puedes dejar llevar por el ímpetu y acabar dañándote: sinceramente, haber transitado sobre el tramo pedregoso final con 16 kms más en las piernas hubiera pasado factura en próximos días. Únicamente me quedo con las ganas haber realizado la ascensión a la casa del alemán… habrá que volver a El Vendrell.

Hay que reconocer y felicitar a Open Natura y RunnBikes Team, por la calidad de la organización y buen trato de toda la familia que forma parte del club, siempre excelente. La marcha muy bien, el trayecto y marcaje bien resuelto, aunque muy exigente en algunos tramos; los avituallamientos bien y bien distribuidos, adecuados para el tipo de marcha, distancias cortas; y los servicios complementarios bien ajustados al coste de la marcha (aunque se echó en falta poder limpiar la bici).

Un único pero, dirigido a todos los organizadores en general: es recomendable, en todo tipo de marchas, evitar trazar senderos o pasos estrechos a menos de 10 kms de la salida (o más si el número de participantes es elevado). Es la única forma de permitir que el grupo se estire y evitar así tapones innecesarios, que rompen el ritmo y suelen mosquear inicialmente al rider. Sorprende porque sucede en marchas con mucha experiencia acumulada, así que quizás sólo es cuestión de encontrar una buena alternativa 😉 .

Con el Open de el Vendrell comenzamos la participación en el Tour 2018, y estoy seguro de que no será la última. Ya tenemos prevista la participación en los grandes retos del club: Open Extrem y Collserola 100, y creo que vamos a plantearnos el objetivo de los ‘6 Reptes’. De hecho, para que nos vamos a engañar… nos veremos en Castelldefels.

Salut i pedals!

3 comentarios sobre “Open BTT El Vendrell: picar piedra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s