Tabernas, a long ride from hell…

En 1968, el director italiano Camillo Bazzoni rodó en el ‘desierto’ de Tabernas el spaghetti western “A long ride from hell” (título original Vivo per la tua morte, vamos igual…), protagonizado por Steve Reeves. Curiosamente, Reeves también es el protagonista de “Hércules”, seguramente os vendrá a la mente la escena del mito encadenado, el héroe de la mitología romana que destacaba por su fuerza sobrehumana. Paisaje, curiosidades, cine y mitos, son los reclamos que seguramente en el subconsciente han ido construyendo a lo largo del tiempo la idea de venir a pedalear a Tabernas. También la curiosidad geográfica, sobretodo después de cuestionar la expresión el desierto más grande de Europa…

Y así ha sido, hemos venido al lejano oeste ibérico, la zona más árida de la península, llamados por la curiosidad, porque la mayoría de westerns vistos de pequeño tenían como escenario el paisaje de Tabernas. Movidos también por las ganas de vivir experiencias en un entorno extremo (en condiciones adecuadas), y quizás, sin esperarlo, así ha sido: una dura jornada de viento y frío nos esperaba. Y así es como nuestra ruta en Tabernas se ha materializado en un largo viaje desde el infierno…  por ser una larga jornada maratoniana sobre la bici, luchando contra el viento infernal, la alta montaña y el frío, y la dureza de un paisaje hostil, caminos polvorientos, arena, rocas… y a la vez tan bello. Comencemos…

El viaje

Aunque dispuesto a llevar a cabo la aventura en solitario, no dudé en compartir la idea con Jimmy, compañero y socio de rutas sobre la bici. Valiente, no se lo pensó mucho a la hora de decidirse, teniendo únicamente como referencia la ilusión transmitida y una leve revisión del perfil de la marcha maratón BTT organizada por Xtreme Trail Cup: 131 kilómetros y 5960 metros de desnivel acumulado por el desierto de Tabernas, con la ascensión al puerto de Velefique, rodado en la Vuelta. Aparentemente un recorrido suave… una ascensión larga inicial, y luego terreno para rodar…

perfil
Perfil de la V BTT Tabernas Desert by xtremtrailCup

Sin tener ocasión para muchos preparativos o entrenamiento específico previo, contábamos con la mejor arma para superar estos grandes retos: la ilusión. El viernes anterior a la marcha, partimos pronto desde Barcelona rumbo a Tabernas. Tras 9 horas, un jugoso bocadillo de tortilla de patatas preparado por Jimmy y una parada fallida en Puerto Lumbreras “ciudad de servicios”… llegamos a las 16.30h al Hostal Calatrava, lugar de nuestra estancia. Primera sorpresa con la confirmación de las previsiones meteorológicas, nos llueve a nuestra llegada, hace fresco, lo que indicaba que en Sierra Alhamilla, Alto de Velefique a 1900 msnm, nevaba y la temperatura era bajo cero…

Durante aquella tarde, tras ubicarnos y recuperarnos del viaje, vamos a buscar el dorsal y a escuchar el briefing de la marcha. Aquí nos empieza a entrar un poco el miedo tras escuchar las palabras insistentes y sinceras de Domi (el organizador): “el recorrido es muy duro”, repetía incansablemente, y así nos lo acabó de confirmar en el último mail de la organización recibido aquella misma tarde.

Cerramos la jornada con una buena cena en el Hostal el Puente, con un buen plato de pasta y probando la especialidad de patatas a la plancha, para después ir pronto a descansar, preparar la bici,… pero el reto era grande y la noche se hizo larga pensando en la jornada que nos esperaba…

El viaje de vuelta no se hizo pesado a pesar del cansancio acumulado. La charla rondaba entorno a recordar los detalles de ruta del día anterior, sensaciones, impresiones, vivencias…  y también sobre los planes de futuro, nos esperaban a ambos grandes retos. Siguiendo la ruta del Mediterráneo, acompañados continuamente por el viento, escogimos un valor seguro para hacer un alto en el camino (McDonals en Torrent, de vez en cuando apetece). A las 19.30h llegábamos de nuevo a Barcelona, tras 1600 kms de carretera, 17 horas de viaje, y todo una gran aventura sobre la bici que merecía ser contada: la ilusión mueve montañas.

La maratón BTT

La salida estaba prevista a las 8.00h desde la zona deportiva de Tabernas, a donde llegamos puntuales. Se confirmaba la previsión meteorológica en parte: hacía frio, fresco, pero no extremo, no llovería, cielo abierto y sol, pero si se intensificó el viento, fuerte y racheado, que nos acompañaría durante toda la jornada. Tras pasar el control, ciertamente creo que no éramos conscientes del reto que significaba pasar en menos de 30 kilómetros de los 450 msnm de Tabernas hasta los 1945 msnm de Sierra Alhamilla… Los primeros 18 kilómetros nos llevaron hasta Castro de Filabres, un pequeño pueblo a los pies de la sierra, ascendiendo a través de la Rambla de las Maravillas, buen terreno rodador, aunque algo pedregoso y con dificultad en algunas zonas debido a la arena negra característica de Tabernas.

Durante esta parte del recorrido se va meditando la primera decisión importante de la jornada: avanzamos lentamente, descompensados, y eso provoca que ambos no encontremos nuestro ritmo, bien por forzar o bien por rebajar. Llegados al primer avituallamiento con sensaciones muy dispares, comentamos la situación y Jimmy, en un acto de generosidad, y personalmente en un acto de cierto egoísmo positivo (la ambición por completar la marcha), decidimos separarnos para que cada cuál avance al ritmo más adecuado. Para ambos comenzaba una nueva marcha.

Del km 18 al km 29 se debía ascender prácticamente 1000 metros de desnivel, y además acompañados de un viento racheado que dificultaba y mucho el avance. La salida de Castro ya presagiaba un cambio importante en el recorrido por la intensidad de las rampas de salida, pero a la vez bello recuerdo de la infancia, al recorrer calles empinadas sobre adoquines y piedra rodeado de casas encaladas… Tras unos kms de asfalto, llevamos a pista pedregosa, que zigzagueaba por la ladera de Sierra Filabres, ascendiendo metro a metro sin cesar. En los tramos con viento en contra o lateral, con tal fuerza que podía levantar la bici (literal), el avance se hacía imposible, además de algún susto por golpe de viento que te empujaba a caer… y en parte fue necesario poner pie; y posteriormente al girar el mismo viento te empujaba a ascender a buen ritmo, prácticamente a volar. Fueron kilómetros que se hicieron muy duros, una ascensión eterna… tras prácticamente 2 horas conseguíamos pasar la cota más elevada de Calar Alto (imagen de portada), que al igual que el mito de Hércules, significaba que habíamos superado una prueba titánica, en apenas 29 kms habíamos ascendido más de 1500 m de desnivel positivo. Personalmente comenzaba a preocuparme los tiempos, el corte era a las 15h. en el km 76, y ya eran más de las 11h… (km 29), tocaba apretar.

Del km 39, en Velefique, al km 76, el corte, fue toda una lucha personal a contrareloj. Tras un buen descenso hasta cota 1000 msnm, se entraba en una parte de trayecto sobre pista ancha que iba bordeando la ladera de Sierra Filabres. Paso primero por el pueblo de Velefique, nuevamente recuerdos de infancia al pedalear por calles estrechas, empinadas, casas encaladas… seguimos camino de Castro, para superar un duro sendero pedregoso sólo apto para quiénes dispongan de una gran técnica. A partir de aquí se repetía el tramo de Rambla de las Maravillas, aunque con pendiente positiva y el tiempo justo… 8 kms en 17 minutos para llegar al corte a las 14:57h… podíamos seguir la aventura.

El siguiente objetivo era alcanzar El Peral, la segunda ascensión fuerte de la jornada. Llegábamos con 85 kms en las piernas y algo más de 2300 m de desnivel positivo superado, tras un tramo de rodar rápido pasando por la Plataforma solar (espectacular). El Peral fue una auténtica pesadilla, por el viento que no paraba de golpear, el terreno, muy irregular y pedregoso, y las rampas, en algunos puntos superiores al 20%. Así que teniendo en cuenta que tras superarlo aún quedaban unos 35 kms de ruta, nos lo tomamos con calma. En el kms 96 llegamos al último avituallamiento sólido, el cuál aproveche para charlar con los voluntarios, recuperar aliento y mentalizarse para el último tramo. Una pequeña marcaba los dorsales por el paso en el Peral, con un corazoncito… tan simpática ella, me dió ánimos para seguir adelante.

El último tramo, en condiciones normales, se esperaba que fuera un gozo para rodar y ver caer los kms hasta el final… pero el viento persistente dificultó nuevamente el avance. Los recuerdos de la Orbea Monegros de 2016 volvieron, prácticamente plegado, sin protección alguna y en solitario, era muy difícil avanzar. En estos momentos, a falta de 20 kms, ya estaba fuera del horario de control, el cierre era a las 18h, pero el objetivo ya era finalizar la ruta, sin importar el tiempo o conseguir medalla de #Finisher… ya estaba acumulando vivencias para acordarme por muchos años.

Tras superar un tramo muy duro de viento, llegamos a un tramo realmente bello, una travesía por la Rambla de la Serrata que nos llevaba hasta prácticamente la llegada en Tabernas. Las sensaciones en ese momento fueron buenas, a pesar de ser un relieve que pudiera encauzar el viento… nos protegía, así que se podía avanzar más rápido. Grabé en mi cerebro muchas imágenes del paisaje en ese tramo, ciertamente te trasladaban al desierto del lejano oeste, inhóspito, seco, duro…

Tras pasar el km 120, cerca de Fort Bravo, sólo quedaban 9 kms de rambla sobre caminos arenosos donde se hundía la rueda, una ascensión menor pero eterna, el Pico del Águila,  para ascender a un páramo desde el que ya se avistaba Tabernas, recuperas aliento… seguir por una sucesión de toboganes, muy divertidos y acabando por unos últimos kms por la Rambla de las Maravillas, de bajada, para afrontar la última dura y corta ascensión hasta la zona deportiva de Tabernas, ya casi anocheciendo, con las luces (fui previsor, quizás ya me lo esperaba) y consiguiendo cruzar meta a las 19:15h… sinceramente exhausto, agotado, por primera vez con la sensación de querer llorar, quizás por la gran tensión acumulada en la lucha contra el viento, el tiempo y la ansiedad por finalizar.

Aunque rápidamente me cambia la cara al ver a Jimmy, que llevaba un buen rato esperando mi llegada. En meta también me encuentro con Domi y claro, le comento: “Muy dura? No, lo siguiente” y a la vez le felicito por la organización, no es fácil. Me fundo en un abrazo con Jimmy y nos felicitamos por la consecución del reto. Y llegó la guinda, la organización había ampliado el corte debido a las condiciones, era lo más lógico, y cual fue mi sorpresa al ver que me entregan la medalla de #Finisher!!

IMG-20180317-WA0006.jpg
Yiiiihaaaa!!! No puedo explicar la satisfacción y alegría por superar el reto.

El mapa

En el mapa interactivo se muestra el track de la ruta realizada (en naranja, puedes acceder a la actividad en strava al pulsar sobre la línea a través del pop-up) y la consulta de algunos parámetros de la misma (velocidad, distancia desde el inicio y pendiente) al mover el mouse sobre el track. La representación muestra la elevación, comprobando que durante gran parte del recorrido se superan los 1000 msnm, siendo la cota más alta los 1945 msnm. Puedes pulsar sobre el botón full para ver el mapa a pantalla completa.

Conclusiones

Tabernas Desert pasará a ser una de las grandes y míticas marchas BTT realizadas a lo largo de la vida, por el esfuerzo, por las sensaciones vividas y por los paisajes recorridos. Sinceramente me quedo con ganas de haberlo podido disfrutar con más calma, pero una vez tenida la primera experiencia, siempre podemos volver para realizar una buena ruta cicloturista. Rodar por Tabernas ha sido especial, las sensaciones de soledad, de tener tiempo para pensar, reflexionar, sufrir y disfrutar, gozar sobre la bicicleta. Como siempre dice el socio, me gusta la bici!

También es muy importante poder contar con un buen compañero que sepa adaptarse a las circunstancias y tenga la generosidad de “dejarte marchar” con la certeza de que es la mejor decisión. Sinceramente la imagen de atravesar juntos meta estaba en la mente, pero cuando ves que forzarlo lo único que puede provocar es la frustración de ambos, es más fácil tomar la decisión de separarse. Para uno seguramente ha sido una liberación y ha podido afrontar sin presión el recorrido y lo ha disfrutado, y para otro también ha significado poder dejarse llevar y luchar hasta el final por conseguir su objetivo. Compañero, espero tener tu misma generosidad cuando tengamos una nueva ocasión, gracias!

Y finalmente, reconocer y felicitar a Xtreme Trail Cup, tanto por la iniciativa para crear esta marcha y trail como por la calidad de la organización y buen trato de todos los voluntarios y entidades que ayudan y participan. El trato ha sido amable y próximo; el trayecto es duro, muy duro, pero también muestra la realidad de este territorio, muy exigente, quizás sobraba el Peral o quizás no…; los avituallamientos muy bien, correctos y muy bien distribuidos a lo largo de la ruta, aunque Domi, no perdono que me quedara sin pantera rosa… y sin mi litro de cerveza (que rabio me dió!! Lo venía deseando desde el km100). Creo que es muy recomendable participar y tener una experiencia Tabernas en la vida, al menos una vez.

Con la Tabernas Desert abrimos la temporada de maratones #BTT, próximamente llegaran nuevas participaciones en tierras de La Noguera, la Ultrabike en el Montseny, la Catigat en el Pla D’Urgell, entre otras. De Tabernas también me llevo una nueva sensación, la de haber pedaleado por un desierto de verdad durante gran parte del recorrido, variado, muy sorprendido por la ascensión a Sierra Alhamilla, no me lo esperaba. Seguiremos con nuestra búsqueda del desierto de Europa, ahora ya sólo queda Bardenas.

Salut i pedals!

P.d.: reconocer nuevamente el buen trabajo de Action bikes, que consiguen que la Trek siga aguantando todo lo que se le pida, ya apunto de superar los 12.000 kms!!

Anuncios

7 comentarios sobre “Tabernas, a long ride from hell…

  1. Enhorabuena Txiki!! reto conseguido y disfrutado. Había leído sobre la Tabernas Desert y la calificaban como dura, pero leyendo tu crónica me doy cuenta que dura no es…es durisima, por eso te felicito por el reto que has conseguido. FELICIDADES!!
    Salut i pedals!!

    Le gusta a 1 persona

  2. Enhorabuena Txiki!!! Qué duro eres jodio! Ya me has puesto los dientes largos y voy a tener que ir a subir el Velefique…pero con la de carretera. Ya sabes que los baches no son lo mío 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Ramón! Ahí vamos superándonos. El puerto de Velefique en carretera también es espectacular, serpenteando… y cuando coronas ves tal cambio de paisaje que impresiona. Eh! Si subes que sea hasta arriba del todo, hasta el repetidor. Busca fotos y verás. ummm jo, yq me has puesto tu también a mi los dientes largos… 😉 un abrazo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s