Gestionando tempos

“4 meses ha desde la caída, 4 meses de esfuerzo, intervención y lagrimas, en los que, a nivel personal se han ido sucediendo diferentes etapas y estados anímicos: esperanza, frustración, resignación, motivación, ilusión… todo ello aderezado con im/paciencia, perspectiva y perseverancia” … hace más de 2 meses que comencé a escribir este post, pero en aquel momento no fluían las letras. Hoy, 6 meses después de la caída, las circunstancias han mejorado y se empieza a ver la luz al final del túnel: ha vuelto la ilusión y la motivación.

Exactamente han transcurrido 6 meses desde aquella mañana del 6 de mayo, que iba a ser el último entrenamiento de preparación para la dura ultrabike de besttrail, la primera de la serie de grandes retos de la temporada. Pero el destino quiso que aquel día todo fuera diferente, y en el km. 45 todo cambió. Y normalmente suele suceder así: cuando menos te lo esperas, de la forma más tonta, cuando menos riesgo corres… llega la caída fatídica. Y tras 6 meses quería dar a conocer las sensaciones experimentadas a lo largo de todo el largo proceso de recuperación, simplemente por compartir y quien sabe si enriquecer, obtener o ayudar a otros que hayan pasado, pasen o pasarán (esperas siempre que no, pero a veces es inevitable) por un trance similar. Las dividiremos en corto, medio y largo plazo, según el momento en que se experimentaron.

Corto

Son los momentos que se sitúan en las horas inmediatas al accidente, las primeras sensaciones.

Mierda! > Esto fue lo que grité de manera incrédula varias veces, al verme de repente, en una fracción de segundo, tirado en el suelo sin poder mover el brazo. De seguida supe que era grave y que se había acabado la ultrabike…

temposft
Pocas horas entre ambos momentos, del inicio de la Marxa d’Or… a la Ambulancia.

Dolor > Nunca antes había experimentado tremendo dolor. A pesar de la doble dosis de calmantes, no olvidaré jamás el dolor sufrido a lo largo de las 2 largas horas en las que mi húmero derecho estuvo fuera de su lugar.

Gratitud > Para los dos compañeros que, sin conocerme, se quedaron conmigo y me ayudaron a salir de aquel lodazal en el que se convirtió el descenso del Vinardell… arrastrando la trek, bloqueada por el barro. Gracias a ellos seguramente el tiempo transcurrido fue menor.

Miedo > A realizar la llamada… si, la que todos estáis pensando. Tuuuu Tuuuu “Hola, me he caído…”. En todo caso tuve la frialdad de esperar al momento adecuado, a saber exactamente el qué y la repercusión… sinceramente, para que alarmar antes, ya tenía suficiente diversión.

Alivio > El que sentí en el momento del ‘clac’, cuando entre los 4 traumas consiguieron poner en su sitio el húmero derecho. Fue un momento’transcendental’, tampoco sé exactamente como identificarlo, sólo recuerdo que de manera involuntaria la mente o el cuerpo entregó completamente el brazo para que se apiadaran de mi y lo pusieran en su lugar. Por un momento desconecté completamente la extremidad de todo control voluntario, y lo consiguieron.

Incertidumbre > ¿Y ahora qué? Era la pregunta que me hacía… a una semana vista, y con pronóstico de no tener nada roto, cabía la esperanza de recuperarse.

Medio

Las sensaciones a medio plazo han sido las más duras de asumir, con total sinceridad. Son los momentos en que eres consciente del alcance real de la lesión y ves como vas perdiendo la forma, las marchas, la ilusión,…

Ansiedad > Llegan las visitas al Trauma, por suerte dispongo de licencia federativa (recomendado, la verdad) y, a pesar de un procedimiento muy rudimentario y puramente administrativo, he de decir que han cubierto todas las necesidades. La pregunta principal al traumatólogo es: ¿Cuando podré volver a pedalear? La sonrisa y la mofa son la respuesta. Calma chaval…

Frustración > Van pasando los días, las semanas, y todas aquellas marchas para las cuales te habías preparado, las que tenías tantas ganas de hacer, van pasando de largo, una tras otra. Y vas restando pedal medieval, Ter Bike, Open Extrem, TransMaresme… y en todas ellas el proceso es el mismo: llego, quizás, no llego… y así sucesivamente varias veces.

ter
Dorsal de la ruta del Ter, listo pero no sudado. Un detalle y buena motivación de Open Natura

Rabia > Las circunstancias a veces no siempre van a favor, y puedes encontrarte con algunas situaciones como mínimo indignante. Rabia fue lo que sentí cuando el traumatólogo me comunicó que había que operar, pero él no lo asumía… ¿os podéis imaginar la situación? Julio, tras 2 meses de esfuerzo, dolor y lágrimas con fisioterapia, te dicen que si, pero no… y debes empezar de nuevo. Aún hoy tengo que controlar las emociones y demasiado prudente se ha sido.

Resignación > Cuando dejas de soñar y decides olvidar temporalmente toda aspiración a volver a pedalear pronto y te centras en la cuestión más importante: recuperarte. Realmente es la cuestión más importante, pero la pasas por alto cuando las ganas por volver son superiores.

Esperanza > Cuando encuentras de nuevo el camino adecuado y todo empieza a encajar. Operación, Si, pero con garantías y optimismo por parte de quién la va a llevar a cabo. Sabes que tendrás que volver a comenzar de nuevo, pero ahora ya no importa el tiempo ni el como, sabes que es necesario para recuperarte.

Largo

A largo plazo se expresan las sensaciones o aptitudes que buscan la motivación, la ilusión, las ganas de seguir, en definitiva todo aquello que ha aportado un carácter positivo a todo el proceso ¿Porqué? Pues porque es en el plazo en el que vamos a encontrar el final del camino y en definitiva de lo que se trata es de acabar bien.

Alternativas > Asumido que no vas a poder pedalear en un tiempo, el cerebro comienza a idear, buscar, pensar actividades alternativas. Lo necesitas física y mentalmente y te pones a ello. Aparecen los GeoWalks, pateadas de exploración en busca de nuevos senderos para los compañeros GeoRiders, incluso compites un segmento, salvando las distancias, e ideas una forma de distinción. Si, se te va un poco, pero lo pasas bien.

Competición > No puedes, lo sabes, pero lo necesitas, quieres estar cerca de una marcha, sentir la descarga de adrenalina ¿Cómo conseguirlo? ¿Qué tal si colaboras…? Y así aparecen acciones voluntarias ayudando en la Open Extrem, allí donde debería pedalear, aparezco de fotógrafo… o en la Swim Run Andorra, conociendo y compartiendo un buen fin de semana con el equipo de Besttrail. Buenas sensaciones que ayudaron a llegar bien y con ánimo a quirófano.

Optimismo > Tras la operación, y superado el período de reposo y cicatrización (6 semanas), comienzas nuevamente la rehabilitación con fisioterapia. Suelen decir que segundas partes nunca fueron buenas… pero es una cuestión de mentalidad. Cuando tu entorno, el equipo médico, y tu personalmente partes con la confianza y tranquilidad necesaria para llegar a bien a destino, todo es más sencillo. Ya no hay ansiedad, ni prisas, ni objetivos inmediatos, únicamente hay una idea: recuperarse bien. Y esta quizás es la clave para conseguir avanzar más rápido y mejor, y todo ello a su vez realimenta con mayor optimismo todo el círculo.

Motivación > Y llega el primer gran día, aquel en el cuál te comunican que si, que puedes pedalear siempre y cuando conserves el hombro… y no esperas mucho, de hecho nada, al día siguiente te presentas en el gimnasio y estrujas como si no hubiera mañana la estática, pedaleas con una sonrisa, recuperas la sensación… y así día tras día vas sumando nuevos kms. Experimentas nuevas sensaciones, el modo ‘hámster’ no es lo tuyo, pero da igual… y aparecen los Watts ¿Vatios? Si, potencia, resistencia, dureza… y aumentas la calidad del entrenamiento, añades algo de piscina (braza-perro, pero todo suma). Si, entrenamiento, la novedad se convierte en entrenamiento, cuasi-diario, y los vatios te permiten ir recuperando el tono muscular, aumentas resistencia, coges ritmo, te sientes bien, comienzas a ver la luz.

Esfuerzo > Sin esfuerzo no hay recompensa, para conseguir tu objetivo debes sufrir si es necesario. Así que tanto en el fisio (va! Un poco más!) como en el gimnasio (venga, una serie más), la filosofía aplicada es la ley del esfuerzo. Quien no da no recibe, si no aportas no sumas.

Ilusión > Cada día que pasa ves más cerca el momento D: la vuelta a pedalear sobre el camino y sobre el asfalto. Todo enlaza en una atmósfera de positivismo: la fisioterapia avanza, recuperas progresivamente la movilidad (70% hace una par de semanas), el tono… no hay prisa, pero intuyes que está cerca. Además, te alimentas de nuevas ilusiones: una nueva máquina, grandes rutas, nuevas aventuras, nuevos territorios, nuevos horizontes… el momento está cerca.

largo
Momentos finales de la recuperación: esfuerzo, perseverancia, ilusiones.

Amistad > Muy importante ha sido el apoyo y soporte de los amigos, de los compañeros, de los que te aprecian y están ahí cuando es necesario. También de aquellos que con los que compartes pasión y te animan para seguir. A todos ellos gracias, nos vemos pronto por los caminos.

Y así llegamos, pedal a pedal, al final del camino, trazando día a día la senda de la recuperación con el convencimiento de que volveré, sin prisas pero sin pausas y sin presionarse por una fecha concreta, cuando tenga que ser, será. Y mientras tanto, esfuerzo, perseverancia, optimismo e ilusión, y lo conseguiremos.

Riders, Salut, pedals i fins aviat!

Anuncios

3 comentarios sobre “Gestionando tempos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s