Brevet 400 Massamagrell: cuánto por aprender…

El veneno se sigue extendiendo, y los síntomas son inmediatos: se quiere seguir dando pedales, tener experiencias, vivir aventuras, conquistar nuevos territorios, compartir camino… dejar que las sensaciones y mentalidad del Randonneur se contagie sin remedio alguno. Así que tras completar el 200 y el 300, llega la oportunidad de hacer el 400, concretamente en Massamagrell (Valencia), aconsejado por los experimentados, un buen lugar para afrontar la brevet más dura de la serie y volver a superarse. 400 kms y 4000 m de desnivel positivo por las carreteras de Valencia y Castellón de la Plana, terreno desconocido 😋😋

La brevet 400: lecciones

Cada nueva brevet es una nueva historia. Comienza la jornada a las 4 am, desde el Puig de Santa María nos vestimos para la ocasión, desayuno y ligero hacía Massamagrell, punto de partida del 400. Al llegar al local se percibe ese nerviosismo previo a la salida de una larga jornada, inquietud positiva. Recogida la tarjeta, saludamos a Domingo, el organizador y a quien tenía de referencia gracias a Santy. Nos asignan al primer grupo… inocente de no captar que implicaba… Veis a esos ciclistas vestidos de amarillo en la foto? Dolomingas team… Pues son unos máquinas y si podéis, mejor no intentar seguir su rueda… o al menos, no por mucho tiempo. Se da la salida a las 5am, noche cerrada por terreno desconocido… Eh! Que tengo el GPS apagado! En fin, pedalea que los pierdes! El primer grupo empieza a tirar a un ritmo muy elevado y exigente (superior a 28-29 km/h), que te obliga a darlo todo desde el principio por un motivo fundamental: noche cerrada sobre carreteras desconocidas y no puedes apartar la mirada del asfalto… se aguanta el ritmo hasta el km 80, momento en que ya nos dejamos caer del grupo, antes de la llegada a Alborache, lugar donde la organización tenia preparado un buen y sorprendente desayuno.

1a. lección – Ritmo: siempre debes evitar ir por encima de tu ritmo, porque de lo contrario acabarás pagando el esfuerzo, tarde o temprano. Fue un buen entrenamiento hacer 87 kms en apenas 3 horas… pero luego acabamos pagando el esfuerzo el resto del día, costando mucho recuperarse. Ir por debajo no es problema, pues disfrutas el momento con el compañero y vas guardando fuerzas para cuando son necesarias.

Tras el desayuno, nos quedamos en tierra de nadie, entre el primer grupo, que dejamos marchar, y el segundo que estaba en pleno almuerzo. Empezamos ascendiendo unos puertos por la zona de la Hoya de Buñol, con el punto más elevado en el de Tabarla. Vamos encontrando algunos compañeros y nos agrupamos en el inicio de la zona de meseta, a partir de La Portera, largas rectas, toboganes y viento en contra, dificultan el avance en un nuevo tramo que nos debe llevar hasta Venta del Moro, donde nos esperaba un nuevo almuerzo. Durante este tramo, rodamos una parte en solitario, error, otra en grupo, y finalmente nuevamente en solitario, al caer del grupo y no poder recuperar por el viento. La llegada a la Venta, casi km 150, fue sufrida.

2a. lección – Protegerse: buscar siempre la complicidad y compañía del grupo, sobretodo en situaciones de viento o terreno difícil. Te aporta protección, permite conservar más fuerza y también compartir la experiencia. Por otro lado, si te descuelgas,  no obsesionarse con volver a engancharse, será complicado y puedes acabar agotando todas tus reservas, y aquí la manera de protegerse es seguir a tu ritmo. La llegada a ventas fue en solitario 😉

Tras Venta del Moro, el siguiente punto de referencia era Villar del Arzobispo, ya en el km 235, y donde nos esperaba una buena comida caliente. Este tramo  fue de lo mejor de la brevet con el paso por el parque natural de Chera – Sot de Chera. Al inicio se rueda en grupo, pero al entrar en la zona de Chera el grupo se va estirando y se rompe, o al menos esa fue nuestra sensación… al llegar a Villar, todos estaban allí . El calor comienza a apretar, aunque era soportable. El paso por la fuente de Chera fue un alivio, encontrar abundante agua fresca ayudo a recuperar soltura, y el rodar por una carretera de montaña, sobre un pantano, curvas cerradas, calma, paz… no tiene precio. Finalmente volvemos a llegar en solitario a Villar, y aprenderemos una nueva lección.

3a. lección – Tempos: las paradas en una brevet deben de estar bien programadas de manera individual cuando se va en grupo. Esto quiere decir que todos y cada uno de los integrantes saben aprovechar el tiempo para realizar todas las acciones necesarias (baño, cambiarse, pedir-consumir-pagar, rellenar, revisar…). Cada minuto cuenta y no debes dormirte… o relajarte… si para descansar, pero no puedes dejar de hacer coses, los Randonneurs hacen cosas… siempre. En villar, cuando Domingo dice “nos vamos!” Todos se levantan y se van… menos el menda, que tiene que sacar no sé qué, cambiarse tal, pagar… total, que volvimos a seguir en solitario.

Salir solo tiene su castigo: tramo duro hasta llegar al pie de la Sierra Calderona para afrontar el puerto de la Chirivilla, con paso intermedio por Gátova. Viento en contra por carretera favorable, no permite avanzar con comodidad, se convierte en un nuevo castigo para las piernas. Sobre el km 280 llegamos a Gatova, volviendo a encontrarnos con el grupo… que justo en ese momento estan acabando la parada y marchan. Bueno, acabas asumiendo que llevas tu ritmo, sabes que ruedas cómodo también en solitario, confías en tu equipo e intentas seguir disfrutando de la parada. Tras sellar y tomar algo, seguimos la marcha para coronar el puerto e iniciar un largo descenso, ya sin viento en contra, que nos llevaría hasta Betxí, en la provincia de Castellón.

En este tramo se avanza a buen ritmo, con una única parada intermedia para poner en marcha el equipo nocturno (luces, gafas, etc.). A la llegada a Vilavella, se comienza a sentir la sensación de vacío, pero quedan pocos kilómetros para llegar a Betxí, último punto de control, a medida que van pasando los kms, cada vez más lentos, la sensación es peor y al final tuvimos que parar a comer algo… y acabar llegando a Betxí pajarón. En ese momento sucede el encuentro del día, aparece Juan C., sin luces, por el carril bici, el grupo había pasado un par de minutos antes… se viene conmigo al bar y acabaríamos juntos la brevet.

4a. lección – alimentación: es muy importante seguir las pautas de una buena alimentación y nutrición en cualquier brevet, pero aún más cuánto mayor sea la distancia. De otros aprendí (gracias Ramón!), beber aunque no tengas sed y comer aunque no tengas hambre, y siempre se debería aplicar así. Si esperas a tener sensación de sed, principio de deshidratación, o hambre, falta de nutrientes, energía, principio de desfallecimiento. Y esto nos sucedió, alargamos demasiado el tiempo de ingestión pensando estar cerca de un punto de control, y eso puso en peligro la finalización.

En Betxí, un buen bocata permite recuperar el aliento. Salimos juntos Juan y el menda, caminos de Massamagrell, sin prisas, nos quedan 50 kms y casi 10 horas para cerrar el control. Juan va con molestías y sin foco, y nosotros vamos recuperándonos de un buen bajón. A medida que avanzan los kms nocturnos, la sensación es realmente agradable, buena temperatura, poco tránsito, y muy buena charla con Juan. El tramo final es rodador, así que los kms van cayendo de manera ágil. En Puçol Juan se despide, pocos kms antes de Massamagrell, ha conseguido finalizar!!! La satisfacción es doble, para él por finalizar, y personalmente por haber ayudado. A partir de aquí, los últimos kms se hacen a tope, la motivación y satisfacción de saber que vas a finalizar, superan cualquier síntoma de cansancio que pueda haber.

b400map
Detalle de la ruta realizada (OpenRunner)

5a. lección – compañerismo: en el mundo randonneur habrán ciclistas que corren en solitario y muchos otros que pedalean en grupo. No obstante, uno de los mejores aprendizajes es saber que siempre puedes contar con un compañero, con el cuál podrás superar el doble de situaciones comprometidas. Cruzarme con Juan significó una ayuda para ambos, y permitió que la sensación al finalizar fuera aún de mayor satisfacción.

Llegamos finalmente en solitario, a la 1.30h de la madrugada, al bar de Massamagrell. Aunque cansado, la satisfacción es enorme! Hemos vuelto a superar nuestros límites y hemos acabado una nueva gran ruta!  

Un gran fin de semana

El fin de semana tenía un aliciente especial: compartir la brevet con Ramonneur, un evento muy esperado. No obstante, la salud no acampañaba a Ramón y no le permitió participar, aunque ello no fue impedimento para compartir otros momentos junto a ellos. Sus consejos siempre están presentes y la oportunidad llegará pronto. Muchos ánimos Ramón!!!!

Hemos completado tres niveles de la serie de brevets: 200, 300 y  400. Seguramene ya sabéis que estaba pensando en ese momento, completar la serie con el 600. Bien, el sueño persiste en el tiempo, a pesar de que a la publicación de este post ya se haya perdido una oportunidad. En todo caso, vamos a focalizar que uno de los objetivos de este año sea finalizar la serie de brevets, y así se intentará.

Salut i pedals!

P.d.:  seguimos con retraso… pero es que lo pedales van más rápido que los dedos… así que pedimos cierta paciencia, por si fuera necesaria.

3 comentarios sobre “Brevet 400 Massamagrell: cuánto por aprender…

  1. Eres un máquina. Y lo sabes. La serie completa, llegará, tarde o temprano. Estás metido en un intensivo y aprendiendo a marchas forzadas. Eso tiene el doble de mérito. Enhorabuena, randonneur!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s