Pedalear por una causa, una gran experiencia

El sábado pasado tuve el honor de acompañar en su última etapa a José y Ramón, integrantes del equipo Logintia Cycling Team "Pedaleamos por un sueño", que completaron su ruta solidaria desde Badajoz a Barcelona, 1500 kms de pedales para #MachacarAlBicho, a favor de la investigación contra el cáncer infantil a través de la Fundación Iraila. Una acción solidaria siempre enriquece a la persona que la lleva a cabo, la llena de satisfacción por el bien aportado. Si además se mezcla con la pasión, el esfuerzo, el coraje, el sacrificio, la lucha y la capacidad de superación, y todo ello se realiza en busca de un bien ajeno, entonces hablamos de personas excepcionales que aportan un gran bien a la sociedad. Poder estar al lado de ambos titanes durante unas horas ha sido toda una experiencia.

Anuncios

Bici solidaria: pedalear por un sueño

El ciclismo es considerado uno de los deportes más duros que se pueden practicar. Siempre tenemos en el imaginario los grandes momentos que nos brindan los profesionales, quizás olvidando que las mejoras gestas son realizadas por ciclistas anónimos que pedalean por puro placer y amor a la bicicleta, proponiéndose retos y rutas dignos de cualquier pro, y aún es mayor y mejor la gesta si se realiza como medio para conseguir un fin solidario.

Las vistas no reducen el esfuerzo, pero se agradecen

Hace unos días os presenté la fuerza con vistas, una propuesta, dentro de la serie de rutas con sentido, para dar la vuelta al Parc Natural de la Serra de Collserola visitando sus 7 + 1 torres vigía contra incendios. Es una ruta dura, rompepiernas, ideal para adquirir fuerza, con una distancia de 80 kilómetos y un desnivel aproximado de 3000 metros positivos, sólo contando el recorrido desde Sant Cugat.