100 kilómetros

En la práctica del ciclismo aficionado el simple hecho de pedalear ya es en sí una gran motivación. Te permite desconectar, entrar en contacto con tu entorno y disfrutar del mismo descubriendo nuevos paisajes, caminos y lugares singulares.