Lo brevet 200

Sí, sin lugar a dudas, el veneno ya ha sido inoculado. Puedo percibir y notar como se va extendiendo a través de venas y arterias, fibras, llegando hasta la misma médula, afectando profundamente a todos los órganos vitales, conquistando el corazón y convenciendo al cerebro. Si, ya no hay remedio, no hay vuelta atrás, el espíritu randonneur se va apoderando poco a poco de la propia voluntad, e impone la suya: quieres más kilómetros, más territorio, más experiencias.

Welcome back again: comienza una nueva era

¿Cuándo saber que el momento ha llegado? ¿Cuándo saber que vuelves a estar preparado para plantearte nuevos objetivos? Cuándo te das cuenta de que has perdido el miedo, que no el respeto, y vuelves a tener esa sensación de querer devorar kilómetros y sentir al viento golpear tu cara. Tras 9 meses, puedo afirmar que estamos de vuelta y volvemos a estar en la senda. Y sin ningún miedo afrontamos ya nuevos retos.